El Hotel Parador Santa María La Real, una historia vinculada con el pasado de Sucre

El Parador Santa María La Real es un Hotel como pocos, único en Bolivia por la historia que tiene. Este pasado le confiere una arquitectura asombrosa y una atmósfera colonial. Cuando uno pasa por sus corredores, terrazas o subterráneos no puedes evitar sentirte en el Sucre del siglo XVIII e imaginar los eventos que hubo aquí y decisiones que cambiaron el destino de la cuidad.

Esta casona señorial del siglo XVIII forma parte de lo que fue la Real Audiencia de Charcas, el más alto tribunal de la Corona española durante la colonia, el cual tenía jurisdicción sobre el extenso territorio que después conformaron los países de Bolivia, Paraguay, Uruguay y el norte de Argentina. Resulta de este prestigioso pasado una arquitectura singular que se trató de conservar durante la meticulosa restauración y rehabilitación de la casona.

patio-rojo watanay

Cada lugar y habitaciones del establecimiento da los honores a esta historia única y trata de recrear este ambiente tan particular. ¿Quién sabe lo que pasó entre estos muros?

El enigma más grande reside en su subterráneo. Fue solamente durante la restauración del edificio, hace diez años, que Sandra Pascual y Luis Rodríguez, los nuevos propietarios del lugar, encontraron unos corredores y salas subterráneas que llamarón El Watánay, que en quechua significa “amaradas”. Nadie sabe realmente el propósito de este complejo subterráneo. ¿Fuese un pasadizo? ¿Un acueducto? Hoy en día, este espacio increíble fue habilitado en museo y restaurante para que el que visite el Watanay se remonte aún más en la época colonial.